Breaking News
recent

Éste es el camino más corto a un nuevo empleo


Si crees que la mejor manera de conseguir ese trabajo que tanto quieres es leer el periódico en busca de anuncios clasificados, esto te interesa.


En su editorial introductorio a la lista Forbes 400 hace unos años, el jefe de producto Lewis D’Vorkin relató cómo llegó a trabajar a Forbes. “Tomé un marcador de cera rojo y marqué con determinación tres números de la revista, sugiriendo con audacia maneras de hacer aún mejor un medio que vive de historias”, escribió. “Entonces envié las revistas a Jim.” Lewis se refería a Jim Michaels, el fallecido y legendario director de la revista. Poco después, Jim invitó a Lewis a platicar. Tomó algún tiempo, pero 10 años más tarde el teléfono de Lewis sonó. Era Jim Michaels, ofreciéndole trabajo.

La de Lewis es una historia clásica de cómo el contacto directo puede conducir a un gran trabajo. No se hizo del puesto a través de un anuncio o incluso a través del networking. En cambio, él sabía dónde quería trabajar, investigó quién estaba a cargo, y se acercó a esa persona directamente, mostrando a través de su marcador rojo por qué sería un activo valioso.

Todos los días, la gente consigue trabajo de esta manera. Tres amigos míos tuvieron experiencias similares. Una mujer, que había estado sin trabajo durante más de cinco años, participaba en un grupo de trabajo voluntario donde conoció a una mujer que creía que ella era un dínamo. Mi amiga empezó a comer todos los días con la mujer, que dirigía una ONG internacional. Un día la mujer le mencionó que estaba buscando un auxiliar administrativo. Mi amiga terminó no sólo consiguiendo el trabajo, sino que la convención de que ese puesto podría ampliarse a un papel más alto con mayor responsabilidad. Otro amigo empezó a buscar a sus contacto para tratar de encontrar trabajo como freelance y descubrió que uno de sus contacto estaba contratando para una puesto de gerente de proyecto a tiempo completo en una gran empresa de consultoría. Mi amigo consiguió el trabajo. Del mismo modo mi tercer amigo estaba en negociaciones con una organización para trata de amarrar algún proyecto como consultor. La organización estuvo tan complacida que le pidió que se sumara a ellos como socio.

Según Kate Wendleton, fundadora y presidente del Five O’Clock Club, la empresa estadounidense de coaching laboral, muy pocos solicitantes de empleo usan este método. “Lo primero que la gente hace es responder a anuncios en Internet”, dice ella. “Eso es probablemente lo menos eficaz que puedes hacer.” Menos de 10% de los aplicantes encuentran empleo de esa manera, dice.

Muchos de nosotros nos dieron nuestros primeros trabajos mediante el contacto directo. Tal vez usted fue de tienda en tienda en el centro comercial y se le pedirá cada gerente para trabajar como empleado. O usted se acercó a todos los establecimientos de comida en su comunidad para un trabajo como ayudante de camarero o camarera. El método sigue funcionando como avanza su carrera.

Wendleton dice que la gente suele confundir el contacto directo con el networking. El networking es una forma efectiva de encontrar trabajo, dice, pero puede ser muy indirecta. Un amigo de un amigo puede trabajar en el área contable de la empresa en la quieres trabajar en el departamento de marketing. Haz todo lo que esté a tu alcance para comer con esa persona. Si él o ella puede recomendarte con tu jefe potencial, habrás dado un gran paso.

Para iniciar un plan de acción de contacto directo, dice Wendleton, debes hacer una lista de las empresas en las que te gustaría trabajar, averiguar quien dirige el área que pretendes y ponerte en contacto con él o ella. The Five O’Clock Club recomienda hacer una lista exhaustiva de entre 50 y 60 empresas en la lista, en tres grupos, A, B y C. La lista C se compondrá de empresas que quisieran contratarte aunque es posible que no te quieran. La lista A es donde más deseas trabajar. Wendleton recomienda comenzar con la lista C, y luego pasar a la lista B. Para cuando llegue el momento de la lista A, deberás tener varias ofertas de trabajo, por lo que podrás decir a las empresas A “tengo cuatro ofertas, pero de verdad quiero trabajar con ustedes”.

Redacta una carta para cada empresa específica, idealmente dirigida a la persona que supervise el área. “Podrías decir: ‘ Veo que las ventas internacionales han disminuido en muchas empresas en su industria’”, sugiere Wendleton. “‘Yo tengo 10 años de experiencia en marketing internacional en su sector, y he sido capaz de aumentar las ventas en todas las organizaciones que he trabajado.’” Wendleton recomienda que tu introducción sea “cautivadora”. Para ello debes incluir puntos que delineen los logros concretos que hayas tenido.

Para tus empresas de la lista C, Wendleton recomienda ser un poco menos agresivo que con la lista A. Cierra tus cartas de lista C diciendo ‘imagino lo ocupado que debe estar, por lo que no le daré seguimiento al tema con una llamada telefónica. Sin embargo, si usted está interesado en conocerme, por favor, regáleme una llamada’. Adjunta tu currículum. En tu lista de empresas A, cierra diciendo ‘le llamaré en los próximos días’. Wendleton recomienda el envío de cartas duplicadas a través del correo electrónico y correo postal. Puedes anunciar en tu email que también has enviado una copia en papel.

Wendleton tiene muchos consejos para hacer llamadas telefónicas a las personas de la lista A. En primer lugar, sugiere familiarizarse con la asistente de su contacto antes de enviar su carta y correo electrónico. Trata a la asistente con respeto, preséntate, explícale por qué estás llamando, y pídele que reciba tu carta, si le es posible. Incluso puedes hacer una mini presentación a la asistente por vía telefónica: Tengo 10 años de experiencia en marketing internacional y creo que puedo ayudar a su empresa con sus desafíos. Entonces usted puede preguntar, cortés pero persistentemente, si no le importaría esperar la carta. Incluye una nota adhesiva dirigida al asistente, de modo que cuando abra el correo del jefe, te dirijas a ella directamente.

Deja un solo mensaje de voz para el contacto, aconseja Wendleton. Haz un seguimiento con más llamadas al asistente, pero no dejes más mensajes; sólo dile que llamarás después, y pregunta si sabe cuándo sería un buen momento. Prepárate para hacer por lo menos 15 llamadas antes de llegar hasta el jefe, dice Wendleton.

Tu objetivo en el método de contacto directo es conocer a la persona que tendría el poder para contratarte y convencer a esa persona de la ventaja que sería tenerte en su equipo.

Este artículo de Susan Adams apareció publicado originalmente en la revista Forbes

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.