Breaking News
recent

Cómo incorporar el ejercicio a tu día laboral


Aunque no tengas tiempo de asistir a un gimnasio, te compartimos algunas opciones para mantenerte saludable en tu oficina.


Seguramente has escuchado que hacer ejercicio con regularidad reduce el riesgo de desarrollar enfermedades crónicas, levanta tu humor y mejora tu enfoque mental. Pero en la ocupada vida de los emprendedores, ir al gimnasio rara vez está en la lista de pendientes.

Aunque hacer una hora completa de ejercicio no sea factible, Brent Bishop, experto en fitness y entrenador personal, asegura que incorporar breves intervalos de actividad física en tu día es una gran forma para los emprendedores de incrementar su actividad física. El experto entrega sus consejos de cómo usar tus traslados, hora de comida, descansos y reuniones para realizar ejercicio:

1. Cambia tu traslado

En lugar de pensar en los traslados casa-oficina y oficina-casa como una pérdida de tiempo, puedes verlos como una oportunidad para hacer actividad física. Ya sea que vayas en bicicleta al trabajo o que te estaciones un poco más lejos para caminar, combinar el traslado con el ejercicio es una excelente forma de incorporar el ejercicio a tu vida diaria.

2. Visita el parque o un espacio abierto en tu hora de comida

Bishop afirma que una banca de parque es un buen aparato de ejercicio. En su video de ejercicios en el parque demuestra opciones para ponerse en forma, como hacer fondos y subir y bajar la banca, lo cual mejorará tu ritmo cardiaco y tonificará tus músculos en menos de media hora; además recibirás los beneficios de estar al aire libre. Si te sientes incómodo haciendo estas actividades en público, las puedes hacer en tu escritorio.

3. Incorpora el ejercicio a las reuniones

En lugar de tener juntas con clientes en un restaurante o en una sala de juntas, elige una actividad física para hablar de negocios. Bishop recomienda el golf, el tenis y el ciclismo, ya que son actividades sociales que también entregan oportunidades de encontrarse con clientes manteniéndose activo. Las reuniones de ‘caminata’ por el parque también son buenas opciones para hacerlo.

4. Haz ejercicio en tu escritorio

En vez de tomar un café en la tarde, tómate un descanso de ejercicio. Bishop sugiere cinco ejercicios de entrenamiento que se enfocan en mejorar la postura. Haciendo dos rondas de cada ejercicio, con 15 repeticiones de cada uno, harás un ejercicio completo en 20 minutos; aunque es posible hacerlo en menos tiempo.

Para asegurarte que tu ejercicio no sea interrumpido, Bishop sugiere poner una nota en la pared que diga “Ejercitándome, regresa después”. Esto no sólo asegura la privacidad, sino también envía a los empleados una señal de que la salud es prioridad para ti.

Según Bishop, éstos son los cinco movimientos que puedes practicar: Retracción de hombros, se trata de mover tus hombros de arriba a abajo e intentar juntarlos hacia el frente. Esto no sólo fortalece tu espalda, sino también te ayuda a estar sentado derecho en tu escritorio; Sentadillas, que son excelentes para estirar tu cadera y cuadríceps; Lagartijas; Abdominales; y Fondos usando la silla.

5. Ve el ejercicio como una reunión

Agenda tus breaks de ejercicio en tu smartphone. “Trátalos como si fueran reuniones a las que debes asistir”, dice Bishop. Las actividades mencionadas anteriormente pueden realizarse a cualquier hora del día.

Si piensas ir al gimnasio, Bishop recomienda que lo hagas en la mañana “para iniciar haciendo algo que establecerá el tono el resto del día”, afirma. “Hay más excusas conforme avanzan las horas”.

Este artículo de Lisa Evans apareció publicado originalmente en Entrepreneur

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.