Breaking News
recent

Cómo Roman Abramovich se convirtió en uno de los hombres más ricos de Rusia


Roman Abramovich no pone límite a sus extravagancias. Como puede ordenar la construcción del yate más caro y lujoso del mundo, también compra una porción de la luna. Sí, en el 2008 le regaló a su esposa Dasha Zhukova las escrituras de 40 hectáreas de parcela lunar. Veamos quién es y cómo amasó su extraordinaria fortuna este empresario ruso, que ganó fama mundial como dueño del Chelsea FC, de la Premier League.

Roman Abramovich nace el 24 de octubre de 1966 en Saratov, Rusia. A los dos años queda huérfano de padre y madre, y es adoptado por un tío en la región de Ukhta, donde vive sus primeros años.

Estudia en el Instituto de Transporte de Moscú, mientras vende llantas usadas y repuestos de autos para sobrevivir. Luego adquiere conocimientos de la industria petrolera y gasífera en el Instituto Gubkin.



En 1988 Mijail Gorbachov impone la reforma económica conocida como la Perestroika en  toda la Unión Soviética y esto le permite a Abramovich crear una fábrica de juguetes de plástico. También invierte en varios conglomerados petroleros y hasta en una granja de reproducción de cerdos. Para 1990 Abramovich había fundado y liquidado más de 20 empresas de diversos campos.

Para entonces, las que habían sido empresas estatales de la Unión Soviética comenzaban a privatizarse. Abramovich, muy hábilmente por medio de sus contactos, logra colarse en el círculo íntimo del empresario multimillonario Boris Berezovski, con quien crea la firma petrolera Sibneft. Cuando Roman Abramovich decide vender Sibneft a Gazprom en el 2005, se desprendía de la cuarta compañía petrolera más grande del mundo. Fue esta firma la que catapultó su fortuna hasta niveles estratosféricos, aunado a buenas gestiones empresariales en la ciudad de Omsk.

Para 1996 Abramovich tenía 30 años y era un multimillonario de tres frentes: petróleo (su principal negocio), aluminio y fábrica de juguetes. Su influencia económica en Rusia creció a tal punto de recibir una invitación del presidente Boris Yeltsin, para mudarse a un apartamento dentro del Kremlin, el fortín del gobierno ruso.



Se dice que fue una gran ayuda para que Vladimir Putin llegara a la presidencia de Rusia en 1999, al financiarle la campaña. En el Kremlin se refieren a Abramovich como ‘Mister A’.

Abramovich se hizo una figura muy conocida en su país e incluso fue Gobernador de la provincia de Chukotka durante un largo período (2001-2008).

Uno de sus caprichos era poseer un equipo de fútbol profesional y lo logró en el 2003, cuando pagó $91,2 millones (€85,6 millones) a Ken Bates por el Chelsea Football Club, de la Premier League. Fue entonces cuando los medios de comunicación del mundo fijaron sus ojos en él. Hoy Forbes lo ubica en el puesto 12 entre los hombres con más dinero en Rusia, con una fortuna de $8 mil millones (€7,5 mil millones).



Vida personal

Estuvo casado con Olga Yurevna Lysova desde 1987 hasta 1990, cuando se divorciaron. Un año más tarde se casó con Vyacheslavovna Malandina, una azafata rusa con quien tuvo cinco hijos. La relación también terminó en divorcio. Su pareja actual es Dasha Zhukova, una modelo de 34 años, hija del oligarca ruso Alexander Radkin Zhukov. La revista inglesa Wall Street Journal aseguró que se casaron en el 2006 en una ceremonia privada. Con Zhukova tiene dos hijos.



Propiedades y excentricidades

Roman Abramovich tiene dinero y le gusta exhibirlo. La lista de sus propiedades es amplia y sorprendente. El oligarca ruso posee todo lo que le encanta a un multimillonario y mucho más.





· En el 2010 compró su propia isla. Se trata de la isla artificial New Holland, en San Petersburgo y le costó $400 millones (€375 millones). Es un territorio abierto al público





· Su mega yate Eclipse se hizo famoso en el mundo entero. Con unas medidas de 168 metros de largo y un valor de 1,12 mil millones (€1,05 MM), fue por varios años la embarcación privada más grande y costosa del mundo. Pero luego fue superado por el yate Azzam, propiedad de Sheikh Khalifa bin Zayed Al Nahyan, presidente de los Emiratos Árabes Unidos. El Eclipse tiene 24 habitaciones, con una suite principal de 465 metros, jardín, sala de cine, una galería de arte, un gimnasio, salón de masajes, sauna y 20 motos acuáticas para disfrutar con los amigos. Abramovich es casi paranoico con el tema de la seguridad y por eso su yate cuenta con un sistema antimisiles y vidrios blindados. Además se le conocen –al menos- 4 megas yates más.





· El magnate ruso no vuela en aviones pequeños. Compró un Boeing 767, (Bandit) también con antimisiles.





· En el 2013 adquirió una ultra lujosa mansión en Londres por $115 millones (€107 millones).





· Es dueño de la increíble mansión Chateau de la Creo, en el Sur de Francia. Se ha gastado más de $50 millones (€46,9 millones) en su remodelación.





· Abramovich nunca está solo. Un equipo de guardaespaldas de 40 hombres lo custodian en todo momento, generando un gasto de $2 millones (€1,8 millones) al año.





· En tierra se traslada en sus dos limosinas Maybach 62. Cada una le costó $1 millón (€938 mil).





· Es un aficionado al arte, gusto que comparte con su esposa Dasha Zhukova. El magnate ruso pagó $59 millones (€55,4 millones) por la obra Tríptico de Francis Bacon y $22,9 millones (€21,5 millones) por Benefits supervisor sleeping, una pintura que retrata a una mujer de enormes proporciones, realizado por Lucien Freud en 1995.





· Son famosas las fiestas de Abramovich, repletas de excesos y derroche. Fue muy comentada una celebración que realizó en la Isla de Bartolomé, que le costó $8 millones (€7,5 millones). La banda principal fue Red Hot Chili Peppers y entre los invitados estuvieron Rupert Murdoch, Martha Stewart y Marc Jacobs.





· Cuando Abramovich sale a comer con su pareja y amigos, no pregunta precios. En una ocasión, en un restaurante en Nueva York, el magnate pagó $47,000 (€44,000) en dos horas que duró la cena para seis personas.




· En el 2008 compró 40 hectáreas de la luna para regalarlas a Zhukova. La organización The Lunar Embassy puso a la venta áreas del satélite de forma simbólica. Otros que han comprado terreno lunar son el ex presidente de los Estados Unidos Jimmy Carter y los actores Tom Cruise y John Travolta.

Con información de Bornrich & Luxatic

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.