Breaking News
recent

Los mejores viñedos del mundo para tomar unas vacaciones


Estos destinos convierten unas vacaciones en un sueño en donde es posible tener románticas cenas entre barricas de vino, caminatas entre las viñas y expediciones de ecoturismo. Estos viñedos al rededor del mundo no sólo gozan de grandes paisajes, sino que también ofrecen lujosos hoteles.




Finca los Arandinos

La Rioja, España

Abierto desde el 2012 en plena Sierra del Moncalvillo esta impresionante finca mirador se sitúa entre un viñedo noble y olivos. Este lugar es un estuche de monerías, pues integra bodega, restaurante, hotel y spa. Todas estas facilidades se distinguen por el particular sello del diseñador David Delfín, impregnado en diez de las catorce habitaciones y suites de los Arandinos con terrazas desde donde se pueden observar los panoramas naturales.

Su Spa, un espacio pensado para escuchar la brisa de la montaña, dispone de saunas finlandesas, baños turcos, duchas y piscinas diversas; así como tratamientos de vino y oleoterapia. Diseñada bajo líneas sencillas y una moderna arquitectura, su funcional bodega permite conocer su capacidad de producción, su tecnología y la elaboración de sus vinos de gran calidad; como El Conjuro 2011, Malacapa 2013, Viero 2013 y el del mismo nombre de la grandiosa finca, del 2012. Además, se incluyen diversas actividades desde paseos en globo hasta golf entre viñedos y paseos de diferentes formas.





Demaine Riberach

Bélesta, Francia

Situada en el pueblo Bélesta y abandonada durante diez años, esta antigua bodega cooperativa fue comprada en 2007 por la pareja de arquitectos Luc Richard y Karin Pühringer, para reconstruirla y convertirla en un magnífico complejo enoturístico integrado por un hotel ecologde y un restaurante en la bodega más antigua.

El espacio hospitalario se compone de 6 habitaciones dobles, una familiar y 4 suites por encima de los tanques de vino. Todas ellas muy bien equipadas y combinando la modernidad, la arquitectura y el diseño con vistas a los mejores viñedos del Mediterráneo; van desde los 140 euros.

Presenta un spa mediterráneo con muebles exóticos, un restaurante gastronómico, bodega privada, espacios para eventos, piscina natural, salón terraza, un estanque natural para bañarse en verano y grandes jardines llenos de vegetación; así como también juegos infantiles.





Venissa

Isla de Mazzorbo, Venecia, Italia

Este recinto ofrece una agradable estancia inmersa en paz, tranquilidad y un lugar mágico para descubrir la belleza de la pequeña pero encantadora isla en la que nació. Su oferta se complementa con el pequeño pero cómodo hotel integrado por seis habitaciones en uno de los edificios más rústicos y hermosos de la laguna.

Lo que era un antiguo almacén, se convirtió en su restaurante que lleva el mismo nombre, donde cuatro chefs mezclan e interpretan diferentes ingredientes excepcionales de la laguna de acuerdo a sus propias sensibilidades y experiencias. Para una comida más rápida pero sin perder su sello, Ostería Contemporánea está rodeado de la laguna y de la viña Venissa, siendo un encantador espacio para degustar deliciosas copas de vino y platillos gourmet inspirados en ingredientes locales.

A pesar de ser pequeño, Venissa ofrece experiencias enoturísticas diferentes y de una indudable calidad.





Kinsterna Hotel & Spa

Peloponeso, Grecia

La historia de Kinsterna data de varios siglos atrás; alguna una vez fue un importante asentamiento micénico y mucho tiempo después sufrió grandes daños por terremotos y diversas invasiones. En 2006 un prestigioso equipo de arquitectos, ingenieros y diseñadores iniciaron la restauración de la mansión utilizando métodos tradicionales y materiales locales, donde también participaron artesanos transmitiendo sus conocimientos. Así es como este lugar renace como un hotel boutique en el 2010; a pesar de muchos obstáculos en el camino, cada una de sus partes hoy ofrecen muebles antiguos y una historia única que contar.

Su hotel ofrece una amplia gama de habitaciones donde se podrá abrir una botella de vino de la casa para disfrutar de los magníficos cuartos diseñados a la antigua pero con lujosas comodidades del nuevo mundo. Éstas van desde habitaciones sencillas hasta suites, residencias y villas.

Actividades estacionales, una amplia oferta gastronómica de pequeños y grandes restaurantes, un spa de aventuras mediterráneas e ingredientes regionales, así como albercas, una boutique y visitas o recorridos por sus viñedos, se suman a su irresistible ofrecimiento.



Autor: Yamile Bulos

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.