Breaking News
recent

Conoce 10 tendencias sociales y de consumo para 2016


Conoce las 10 tendencias que formarán parte de la agenda social, cultural y de consumo a nivel global en 2016, marcados por el evidente ‘rediseño’ del sistema.


Todo cambia, es inevitable. El proceso de evolución de nuestra sociedad avanza sin descanso, y la tecnología ha impulsado en gran medida ese cambio, pues los nuevos dispositivos son generadores de tendencias.

El comportamiento social, el trabajo y el consumo son factores que se mueven conforme los consumidores cambian de gustos y poder adquisitivo.

Un ejemplo de esto se gesta en Noruega, que prepara la propuesta de permitir que, desde los siete años, los niños puedan tomar la decisión de cambiar legalmente de género, siempre y cuando los padres apoyen la iniciativa de los pequeños. Cada año, 20% de la población declara ser de un género diferente al de su nacimiento.

Los comportamientos sociales y de consumo siguen mutando: el nuevo símbolo de estatus estará relacionado con el bienestar y la salud, mientras las éli­tes globales siguen mimetizándose entre los habitantes de las grandes ciudades del mundo.

Éstas son 10 tendencias, culturales y de consumo para 2016.

1.‘Changeability’ (un año donde todos harán grandes cambios).

Los sucesos sorpresivos, esos que cambian las circunstancias sin previo aviso, o ‘black swans’ como los llamó Nassim Nicholas Taleb, han hecho que tanto marcas como consumidores actúen y respondan en tiempo real. La habilidad o no de cambiar hará que el ojo público evalúe los com­portamientos de gobiernos, empresas, marcas y demás instituciones. Esto ya lo vemos en la realidad de 2016. Para el próximo año, Google planea ubicar 5,000 taxis que se manejen solos en las calles de Nueva York.

2.‘Desexualization’ (cuando la definición del género se vuelve un adjetivo).

El término transgénero ha logrado suscitar la reflexión sobre qué real­mente significan a su vez los concep­tos femenino y masculino, y sobre cuál es la relación entre físico e identidad emocional. La androginia pasará a un segundo plano para darle la bienve­nida a una identidad libre. Noruega prepara la propuesta de permitir que los niños desde los siete años puedan tomar la decisión de cambiar legalmente de género, siempre y cuando los padres apoyen la iniciativa de los pequeños. Cada año, 20% de la población declara ser de un género diferente al de su nacimiento.

3.‘Efficiency’ (obtener el mayor provecho en todo será regla).

La entrada de los millennials a la fuer­za laboral logró cambiar las reglas y características del mundo laboral. Una de ellas, que ahora se hará sentir con más fuerza, es el manejo eficiente del tiempo. Qué hacer con éste y cómo invertirlo será fundamental a la hora de pactar un proyecto. La tecnología jugará un rol determinante, pues permitirá que las tareas se realicen con un margen de error inferior, y que el teletrabajo aumente. Piensa que el mercado de tecnolo­gía portátil crecerá 40% para 2020. De esta manera, la disciplina será el valor más admirado y premiado por empleadores y freelancers.

4.‘Golden Age’ (los baby boomers serán de nuevo los protagonistas).

Con la inminente llegada de gran parte de la población a la tercera edad, tan sólo para 2050 las perso­nas mayores a 60 años superarán a los jóvenes de 15 y su inclusión en la sociedad se hará evidente. La demanda de este segmento será por permanecer activo y vigente como parte fundamental de la sociedad. Se espera que en 2018 se generen siete millones de trabajos nuevos para tra­bajadores mayores. Además, gracias a distintas innovaciones tecnológicas, como robots caseros para el cuidado de la salud, la vida a esta edad tendrá un nuevo y alentador panorama.

5.‘Humanistic Rules’ (la creación de un nuevo código de conduc­ta y sus repercusiones).

Las reglas sociales de antaño caducan y como sociedad se hace necesario un cambio para enfrentar las nuevas realidades: sobrepoblación, inequi­dad, calentamiento global, seguridad alimentaria, entre otras. Esta situación demandará (como lo ha hecho desde sus comienzos) que las personas tengan más libertades y a la vez nue­vas responsabilidades. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, anunció recientemente su disposición por emplear acciones ejecutivas para controlar la portación de armas (tema que evidenciará la tensión entre lo viejo y lo postmoderno).

6.‘Interdependence’ (una rea­lidad emergente: en el futuro todos dependeremos de todos).

Cada vez dependemos más unos de otros. Para no ir más lejos, la crisis migratoria de Siria ha develado la necesidad que tenemos de contar con la ayuda de otros, además de sus efectos. Pero más allá del aparente velo socialista de este enunciado, se trata del efecto que la acción de un país, economía, grupo social, etc., tiene en el resto del mundo. La subida del dólar, por ejemplo, no sólo ha cau­sado problemas para las economías emergentes durante 2015; se espera que para finales de junio de 2016, 14 de estas economías declinen (¿o deva­lúen su moneda?).

7.‘Objectivity’ (el reto y efecto de la transparencia).

Las redes sociales han causado la sobreexposición de sus usuarios. A su vez, este fenómeno ha generado que celebridades y otros agentes culturales adopten este comportamiento como vehículo seguro para hacerse notar de manera global. Como respuesta, en 2016 veremos un llamado hacia la ob­jetividad, en el que la verdad revelará nuevos horizontes para la humanidad. El debate sobre la llegada del hombre a Marte marcará un momento deter­minante, pues revelará la necesidad de plantear preguntas sobre los actuales valores sociales.

8.‘Out of Megacity’ (la aspi­ración y meta de salir de las grandes urbes).

Ante una evidente disminución de la calidad de vida de las ciudades con más de ocho millones de personas a nivel mundial, cada vez más perso­nas elegirán vivir fuera de la ciudad, como medida para contrarrestar el exceso de tráfico, la contaminación, la inseguridad y la pérdida de tiempo en traslados muy largos. Se espera que para 2025, 136 ciudades ingre­sen al top de las 600 más grandes del mundo. En 2016, veremos cómo este fenómeno gana más fuerza con la ayuda de la tecnología y los precios más bajos que ofrecen las no-urbes.

9.‘Back to Frugality’ (el efecto de la desaceleración de la eco­nomía en el consumo global).

En un mundo donde la desigualdad se hace cada vez más evidente y la inestabilidad económica es el día a día, el regreso a un consumo de bajo costo será prioridad en 2016. Además, gracias a la influencia millennial (menos objetos, más ex­periencias), el rol de los productos y las marcas en la vida de las personas comenzará a cambiar. La economía colaborativa se consolidará como la mejor alternativa para el bolsillo. La aplicación para ciclistas Biko, que le permite a sus usuarios ganar descuentos y beneficios mientras pedalean, se ha convertido en un éxito con más de 15,000 descargas tan sólo en Bogotá, con su futura llegada a diferentes ciudades en Estados Unidos y América Latina.

10.‘Low Key’ (lujo y riqueza dejan de estar a la luz pública; el arte del camuflaje).

El lujo ha vivido distintos cambios. Pasamos de la sobreexposición del dinero como un símbolo de estatus, a replantear el concepto a través de la experiencia. El lujo no se verá vin­culado al consumo de objetos; por el contrario, la muestra de riqueza se volverá más genérica y personal. Por eso, veremos cada vez más personas inclinadas a guardar su privacidad como un tesoro. El nuevo símbolo de estatus estará relacionado con el bienestar y la salud, mientras las éli­tes globales siguen mimetizándose entre los habitantes de las grandes ciudades del mundo.

El autor Luis Carlos Chacón es CCO y futurista de Bautista, una consultora de tendencias y estudios del futuro

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.